15.6.21

No volveré a ser Messi

Dicen los memes que todos podríamos ser Messi pero que nos tocó un profe castrador y que por eso hemos acabado así. Es una falsedad, claro. Pero algún que otro Messi se habrá quedado por el camino. Y no por culpa del profe o por falta de talento, sino por falta de esa fortaleza que sólo crece en paralelo y gracias al estrés y las dificultades, que nos permite mejorar y que hace que nuestros triunfos sean satisfactorios y admirables.

9.6.21

Junqueras contra el optimismo

Hay que dudar siempre de los optimistas. Si, como finge creer la derecha, los indultos fuesen tan claramente la tumba del sanchismo, no habría indultos. Los políticos solo son estadistas por interés o por accidente y ya decía sir Humphrey Appleby que para evitar que un político haga algo sólo hay que decirle que es una decisión muy valiente. Cuando se lo dicen ellos, es que es una decisión conveniente, necesaria o, incluso, inevitable. Si, en cambio, y como fingen los terceristas, los indultos fuesen la oportunidad para sanar las heridas, recuperar la normalidad política y poner fin al procés, Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y compañía estarían todavía pidiendo que se los metan por donde les quepan.

1.6.21

A veure què en feu

Tothom que viu i treballa a Catalunya i que vol, a més, ser català, sembla estar d’acord en que els indults són imprescindible. Però ningú acaba d’explicar ben bé ni per què ni per a què. Se suposa que no cal, perquè és una qüestió d’humanitat. Però qui parla en nom de la humanitat menteix, deia Schmitt. És una humanitat que no es reconeix als altres presos que també tenen família i també porten quatre anys o més a la presó i que també deuen tenir ganes de recuperar la seva vida i tot quant etc. Evidentment, el “free tothom” no s’ha hagut de prendre mai al peu de la lletra i tothom sap que sempre ha volgut dir “free tots els qui el moment i la situació aconselli que siguin els nostres”.

27.5.21

Un privilegio raro

Se ha indultado a asesinos, traficantes, golpistas y terroristas, de estado y de lo contrario. Se ha indultado a mucha gente muy bestia, pero no me consta que se haya indultado a nadie en contra de su voluntad. Estos indultos son, serían, serán, en cambio, un privilegio raro que se concede a quien dice no quererlos para que no hagan algo que tampoco podrían.

11.5.21

Les imatges de la vergonya

Si dissabte estàveu tant contents és perquè fins aleshores havíeu obeït massa. Dissabte no era el dia per celebrar el que ens deixen fer sinó per avergonyir-nos de tot el que ens hem deixat fer. Però en aquest país semblem tots com aquest noi tan seriós i conscienciat que surt dient que tota aquesta festa és una gran irresponsabilitat i que entén que no està bé i que ja veurem la incidència que tindran aquestes celebracions. Però tu ets aquí, li pregunten. I respon que sí, que “estoy aquí ahora mismo, es verdad que estoy aquí ahora mismo, pero porque se me permite”. Com volent dir que a qui se li acut donar-li llibertat si ja saben què en farà. Com volent dir que la llei ha protegir-nos de nosaltres mateixos més que no pas dels altres.

7.5.21

Madriditis

Yo esperaba que una victoria del fascismo en Madrid llenase las carreteras de exiliados huyendo hacia Francia y Portugal, pero se ve que no. Se ve que lo que preocupaba a las izquierdas no era el fascismo, sino el poder, y que, ya más relajados tras una intensa campaña muy polarizada y tal, ahora pueden volver los análisis sensatos y la mirada larga. Ahora que han perdido pueden volver a centrarse en tener razón, que es lo que en el fondo más les gusta.

6.5.21

Libertaz

Ha ganado la libertaz y han perdido los metafísicos. Y habrá que esperar que nuestros políticos hayan aprendido, de una vez por todas, a cuidarse muy mucho de citar a Kant, porque cada vez que aparece este hombre en campaña electoral es el presagio de un ridículo. Lo hicieron hace años ya, pero tampoco tantos, Albert Rivera y Pablo Iglesias, que se vieron obligados a presumir de títulos que no conocían de un filósofo que les sonaba y lo hizo Gabilondo usando a Kant como medio (¿será esto ético?) para darle algo de autoridad a las palabras de Iván Redondo. Han perdido los filósofos de twitter que aplaudían esta burda prostitución del grandísimo (y yo que me alegro, sobre todo por el pobre Kant) y demás metafísicos que se han pasado media campaña preguntándose cómo se atrevía la señora Ayuso a hablar en nombre de la libertad si la libertad no es de nadie y es cosa compleja el definirla y no hay que confundirla con el libertinaje y todas esas cosas.