6.12.12

“Que la Constitución pierda fuerza sin perder valor nos recuerda una verdad trágica y fundamental sobre la democracia liberal y el llamado patriotismo constitucional; que ningún Estado es más democrático que sus ciudadanos y ninguna constitución más fuerte que el patriotismo de sus súbditos”.