3.10.10

En una carta desde Zurich, Lilian incluye una curiosa pincelada de la época: "Ayer encontré un judío que me djo que sus negocios iban muy bien. Vendre cruces de hierro (la esvástica) al partido de Hitler en alemania" Es una carta de noviembre de 1932. Faltaban tres meses para que el senil Hinbenburg nombrase a Adolf Hitler canciller de Alemania.

Valentí Puig. El hombre del abrigo