12.9.10

Dubtosos

Antoni Puigverd deia l'altre dia que el liberalisme de CiU és "un liberalismo que debe más al dudoso Carl Schmitt que a Isaiah Berlin". No crec que sigui cert, i em sembla evident que si hi ha alguna cosa així com un liberalisme ideològic convergent, aquest és molt més proper a Berlin que a Schmitt. De fet, sobre aquest dubtós liberalisme d'Schmitt es pot dir el mateix que aquella senyora que, convidada a marxar d'un luxós restaurant on les "senyoretes dubtoses" no eren benvingudes, va respondre, visiblement indignada, que ella de dubtosa no en tenia res, que ella era puta i que les dubtoses, en tot cas, eren totes aquelles senyoretes que entraven del bracet d'un home però que no se sabia mai com acabarien la nit.

3 comentaris:

claudio ha dit...

Hoy Luri citaba a Duch.
Buscando, he encontrado esto:

España, un país por el que casi pasó de largo la modernidad, tanto la de cuño ilustrado como la de cariz romántico. En los siglos XVIII y XIX, los universos físicos y mentales del sujeto moderno fueron forjados allende los Pirineos, dado el constante estado de guerra (in) civil que nos aquejaba, la a menudo sanguinaria afirmación de un imaginario nosotros ante todo cimentado en el narcisismo de las pequeñas diferencias, en el odio al otro y la aniquilación que de él deriva. Idóneo para espolear el delirio totalitario y la consiguiente hecatombe, el infausto esquema amigo-enemigo que hace casi un siglo acuñó el politólogo filonazi Carl Schmitt sigue generando nefastas secuelas por estos pagos, como las rebatiñas identitarias en curso - sea cual sea su signo-ponen sin cesar de relieve.

http://firgoa.usc.es/drupal/node/47173

Y me parece que también se aplica a CiU: dice Berlin pero hace Schmitt.

Ferran Caballero ha dit...

Claudio,

gracias por el enlace, como siempre.
pero no estoy muy seguro que CiU haga Schmitt. En verdad, no estoy muy seguro de en qué consistiría "hacer Schmitt".

un abrazo,

claudio ha dit...

Gracias por su amable y británico 'no estoy seguro' como respuesta a mi comentario, para variar de brocha gorda.
En todo caso, el que relacionaba, en el texto que traje, a Schmitt con el narcisismo de las pequeñas diferencias era Duch. La cuestión quizás sería entonces la del tamaño de de las que le preocupan a CiU.