10.1.10

Occidente

Contrariamente a lo que se cree y se repite con cansina tristeza, no existe en Occidente un etnocentrismo monolítico, la afirmación única de una superioridad absoluta, que no se preocupa por los demás ni por su existencia. Occidente no se contenta con afirmar su superioridad y rechazar a los demás a las tinieblas exteriores. Al contrario, una de las características constantes de los textos occidentales consiste en proceder, a intervalos regulares y de múltiples maneras, al estudio de los demás, a la observación minuciosa de sus costumbres y creencias, cosa que ninguna otra cultura ha hecho con tanta amplitud, constancia y obstinación. Paralelamente a esa preocupación por los demás, Occidente se ha dedicado constantemente a autoflagelarse. Ninguna tradición ha sido tan enemiga de sí misma como la occidental a lo largo de su historia. Ninguna se ha vilipendiado, criticado y rebajado tanto. Por supuesto que se pueden citar muchísimas afirmaciones de superioridad y discursos arrogantes. Claro que existen. Pero tampoco hay que olvidar la otra cara de la moneda si se quiere entender una particularidad esencial de Occidente.

Roger-Pol Droit. Genealogía de los bárbaros

3 comentaris:

Efrem ha dit...

Quina autofel·lació!

Ferran Caballero ha dit...

Som Occidentals! ens la mereixem!

otro lemming ha dit...

La capacidad de auto critica es una virtud envidiable, sin ella dudo mucho que occidente pudiera estar donde esta.