5.11.09

La carta de Valenciano

En su carta a las niñas españolas, la diputada socialista y presidenta de la Fundación Mujeres Elena Valenciano, señala algunos de los principales problemas que plantea el debate sobre el aborto. Muy a su pesar, claro está, puesto que tomar conciencia de los problemas es el peor camino para dar por terminada la discusión. Menos todavía después de acusar al interlocutor de párroco ignorante, demagogo y pancartista. Porque lo primero que urge recordar a Valenciano es que del conocimiento de los datos no se sigue ni la necesidad ni la bondad del proyecto de reforma socialista. De hecho, el único conocimiento de los que presume Valenciano y que parece relevante para el tema que nos ocupa era de todos conocido mucho antes de leer su carta, y hasta cabe suponer que no deben ser pocos los que hayan hecho de él un uso más apropiado. Hay adolescentes que se embarazan sin quererlo. A diferencia de la señora Valenciano, a estos muchos les parecerá evidente que lo posiblemente traumático no es el embarazo sinó el no quererlo. Y aún para los que de entre ellos no sean reacios a la solución clínica del problema, ésta se presenta en la carta como algo precipitada para solucionar un problema que no es de naturaleza médica. Para ahorrarnos el problema moral, para tapar los oídos de nuestras jovencitas a la propaganda derechona y liberar sus conciencias del yugo del machismo, no es suficiente decir que el aborto es legal hasta el dia en que deja de serlo. Y ya no porque a esas niñas les importe la ley lo que a mi un pimiento sin relleno, sino porque hasta para las más pasotas de entre ellas es evidente que el dia llega en que el aborto se convierte en condenable. Por ley, claro, y hasta en el caso de que no hubiese más verdad moral que la aprobada en el Parlamento.
.

2 comentaris:

U.Q.V. ha dit...

Un text en castellà...
Hmmmmmm... ja ho sap, el Sostres?

Ferran Caballero ha dit...

No em consta