26.11.08

Escola laica

Comença a ser una evidència que la recorrent invocació de la neutralitat de l'Estat democràtic és poc més que una excusa per estalviar-li la responsabilitat d'exercir com a tal. El mateix passa amb expressions tals com la "ceguesa davant les diferències", que pretenent fonamentar l'igualitarisme democràtic fàcilment pot acabar sent el millor garant de la perpetuació de les injustícies amb les que conviuen totes les democràcies reals. També en la defensa de la laïcitat de l'Estat, que només algú molt més gandul que jo mateix podria concèbre com un alleugeriment de les tasques del govern. En realitat, la definició de l'Estat com a laic suposa una càrrega als governs, que es veuràn obligats a defensar la laïcitat d'aquells que la posin en perill. Això és també defensar el govern de les interferències que l'esglesia pugui exercir en àmbits com el de l'educació, que no són de la seva competència. És per això que la decisió de la Ministra d'Educació Cabrera de deixar en mans dels centres públics la decisió sobre si s'ha de tenir o no s'ha de tenir el Crist penjat sobre la pissarra és una renuncia de l'Estat a exercir les seves obligacions. És evident que el mínim que cal exigir a un govern democràtic és la defensa dels principis que el legitimen.
.

6 comentaris:

Tumbaíto ha dit...

Estimado Ferrán,
Debería saber que nuestro Estado de todos y todas está tan obligado a ser propietario de Portugal, a no desplazarse sin usar sombrilla o a vejar, torturar y exterminar a los odiosos perpetradores de colocar diarreicos en Nacimientos como a ser laico (quizá a la vejación, tortura y exterminio de aquellos, más).
Sé que quizá se me replique que es una sutileza inoportuna en tiempos de E.S.O (¿los de la E.S.O tendrán, estimado y admirado Ferrán, el síndrome ese de los secuestrados o es que son así de imbéciles de nacimiento?), Bologna, Montillas y la Sexta pero la constitución no dice que el Estado (de todos y todas, of course) sea laico sino aconfesional.

Sé bien que muchos (desde las víctimas de la E.S.O hasta Montilla) creen que es lo mismo pero... ¿Será, por ejemplo, lo mismo tener la obligación de que nadie se muera a tener la obligación de no matar a nadie? ¡Quizá, sí! ¡Qué sé yo!
Aunque sé que, en estos tiempos que corren, acudir al significado de las palabras está out y es propio de fachas asquerosos como servidor y, también sepa que lo que se lleva es una tal y tan grande laxitud léxica que permita que el cumplimiento de "tienen el derecho a una vivienda digna" sea la entrega de una barraca permítamen, querido y admirado Ferrán, que observe la realidad con mis asquerosos y fachas prejuicios y le haga tales preguntas; ¡gracias, querido y admirado Ferran!

Por otro lado, como uno es muy poco dado a creer en los milagros (después de la Época Apostólica, of course) encuentra tanta fe entre los laicos que queda perplejo (muy especialmente ante los laicos que no tienen artistas que representen su creencias de manera sublime sino con cúpulas decoradas con chorretones de mierda de colores (¿visitó la exposición dedicada al Dogma de la Transubstanciación del Caixa Forum, Ferran? (¡Eso es arte! (aunque sea muy muy poco de todo lo que hay)).

Le pondré un ejemplo para que entienda mi perplejidad : Si el Estado (de todos y todas y el del bombo) legisla para la Santa Madre Iglesia entonces la legislación es una interferencia de la Santa Madre Iglesia (y, por supuesto, hay que acabar con la legislación y con la Santa Madre Iglesia); sin embargo, si el Estado (de todos, todas y el del bombo)legisla para las Asociaciones de gays, lesbianas, transexuales y el del bombo, entonces no hay interferencia alguna de las Asociaciones de gays, lesbianas, transexuales y el del bombo. ¿Por qué? Pues porque las Asociaciones de gays, lesbianas, transexuales y el del bombo tienen la milagrosa y milagrera propiedad de que sus interferencias no sean interferencian sino Inmácula Neutralidad (les exijo un momento de devoción laica a lo pepiñoblanco ante el conceto (que es lo equivalente a que el Barceló cuelgue mierdas de colores del techo).

Como ya se habrá dado cuenta, los laicos copian, ya ve que muy mal, el proceder de la Santa Madre Iglesia en relación con el Dogma de la Transubstanciación por el cual Su Magisterio enseña infaliblemente que por muy parecida que sea la oblea a la Santa Hostia ésta es Cuerpo de Nuestro Señor y no mero pan como aquella.

Por lo demás... No querría acabar este comentario sin gritar: ¡Aznar mató a Manolete!

(¡Oh, milagro!)

Efrem ha dit...

L'estat és dels ciutadans, i no al revés. Crec que en nom de la maduresa democràtica és bo donar als professors, directius i pares, aquesta responsabilitat amb tot el que comporta.

ferrancab ha dit...

Caro tumbaíto,
gracias por tan extenso y tan divertido comentario. Evidentemente, sobre la distinción entre laico y aconfesional tiene ustez toa la razón. Fue algo menos que una gilipollez por mi parte pasarlo por alto y espero que algún dia me lo pueda perdonar. A pesar de eso sigo sin entender por que motivo debería la escuela ser un lugar adecuado para guardar un crucifijo. Con todos esos niños correteando por ahí, con sus pequeñas, sucias e inquietas manos... vaya, que yo no me quedo tranquilo.
Yo no creo en la neutralidad del estado, pero prefiero que legisle en favor de lesbianas que en favor de curas. Cuestión de gustos, supongo que me entiende.
En fin, encantado.

PS. Lo de Aznar y Manolete ya lo sabía

Tumbaíto ha dit...

Normalmente los crucifijos no se guardan en las escuelas (si se guardan es porque son valiosos y, entonces, se guardan en cajas fuertes).

Sí, le entiendo. Y me parece una posición muy comprensible. Además le pone en muy buena posición para comprender: i) lo personalísimo de sus preferencias y ii) le permite comprender mejor que la mayoría a los curas, pues los curas prefieren ser curas que lesbianas.

Muy barcelonés, si me lo permite.

P.S.: Esta mañana no se copiaba el mensaje. Y acabó saliendo como salio. La versión "auténtica" es la que hay en mi blog.

Salvem el català ha dit...

Veuran no porta accent.

ferrancab ha dit...

Gràcies