28.4.07

Els principis i la conducta

Si hi ha alguna cosa que pugui agraïr a la meva universitat és la seva militant aposta per la llibertat dels seus alumnes a seguir sent uns pèssims alumnes. És una aposta que, suposo, només en carreres com la de filosofia és digna de ser elogiada. I és gràcies a aquesta llibertat que he trobat sempre per poder seguir sent un pèssim estudiant que segueixo creient que estudiar filosofia deu tenir algún sentit. Si no fos per això, si no fos pels incentius que els mals alumnes tenim per fugir de les pautes tímidament insinuades i que, se suposa, han de regir la nostra vida acadèmica, estic segur que no acabaria aquesta carrera. Entre altres coses perquè aquesta abscència de martells dedicats a moldejar els estudiants permet que els prejudicis amb els que s'arriba a la facultat es mantinguin amb una facilitat d'admirar. I entre aquests la meva incomoditat davant l'estudi de qualsevol text, davant aquesta idea d'aprendre no perquè aprendre sigui inevitable davant de qualsevol lectura interessada sinó perquè aprendre es consideri un afegit a la lectura. D'aquí el meu agraïment. I d'aquí també la meva estranya fe, sense la qual seguir no tindria cap sentit i segons la qual els grans llibres brillen sols. Sense necessitat d'aquests guies que només en comptagotes ens ofereix la mare universitat.
Pero algunos de esos que ladran contra la filosofía dirá, como suelen: "Por qué hablas con más energía que vives? ¿Por qué bajas el tono delante de un superior, y consideras que el dinero es para ti un instrumento necesario, y te alteras por un contratiempo, y lloras al enterarte de la muerte de tu esposa o de un amigo, y miras por tu fama, y te afectan las habladuras malévolas? ¿Por qué tu campo está más cultivado que lo que pide su uso natural? ¿Por qué no cenas según tus preceptos? ¿Por qué tienes un mobiliario demasiado elegante? ¿Por qué se bebe en tu casa un vino más viejo que tú? ¿Por qué se instala una pajarera? ¿Por qué se plantan árboles que no han de dar más que sombra? ¿Por qué tu mujer lleva en las orejas la renta de una casa opulenta? ¿Por qué tus esclavos se visten con ropas preciosas? ¿Por qué es en tu casa un arte el servir la mesa y no se coloca la plata al azar y de cualquier manera, sino que se sirve con pericia y tienes un maestro de arte cisoria?" Añade aún, si quieres: "¿Por qué tienes posesiones más allá del mar? ¿Y más de las que conoces? Es una vergüenza que seas tan negligente como para no conocer a unos poquillos esclavos, o tan fastuoso como para tener más que los que la memoria alcanza a conocer". Ayudaré en seguida a tus reproches y me haré más objeciones de las que imaginas; ahora te responderé esto: "No soy un sabio y, para que tu malevolencia se regocije, nunca lo seré. Por esto no exijo de mí ser igual que los mejores, sino mejor que los malos; me basta con podar todos los días algo de mis vicios y castigar mis extravíos. No he llegado a la salud, ni llegaré siquiera; compongo para mi gota más calmantes que remedios, contento si los ataques son menos frecuentes y menos dolorosos; pero comparado con vuestros pies, yo, impotente, soy un corredor".
.
Séneca. Sobre la felicidad

1 comentari:

Raül Alcón ha dit...

Ferran! Ets el meu filòsof preferit. No he llegit el fragment de Sèneca, bàsicament per que no el volia veure humiliat després de llegir-te a tu!

;)