14.3.07

Nacionalitat, un fet històric inofensiu

Veient que Jesús Nava, de Filosofía Digital, obre un debat que es planteja molt interessant sobre "Nacionalisme o Patriotisme", recupero un comentari que vaig fer a la seva mateixa pàgina temps enrera, a un post titulat NACIONALIDAD: UN HECHO HISTÓRICO INOFENSIVO, por Bakunin, intentant respondre a les seves preguntes:
.
1. ¿Debo deducir de tu autodefinición política que antepones el sentimiento nacional al patriótico? ¿Cómo puede ser?
2. ¿Hasta dónde estais dispuestos a llegar los nacionalistas? ¿Deseais meramente un reconocimiento de vuestra nacionalidad histórica o queréis un Estado propio?
.
La meva resposta va ser, i crec que continua sent, aquesta:
Estimado Oliver:
No puedo responder en representación de todos los nacionalistas, ni nunca jamás quisiera sentirme legitimado para hacerlo, pero por supuesto que intentaré responder a tus preguntas. Siento decepcionarte pero he de admitir que no se contestar a la primera de tus cuestiones. No logro discernir entre el sentimiento nacional y el patriótico. Pero para evitar que mi incapacidad pueda ser interpretada como una evasión, debo decir que gusto de considerarme digno de tu dedicatoria. Cuándo me definí como “nacionalista que reniega del discurso patriótico” quería expresar que, a pesar de votar partidos nacionalistas, reniego del discurso que fomenta la confrontación, que habla de Catalunya en vez de hablar de los catalanes, etc. En éste sentido respondo a la segunda pregunta.
Como es sabido hay nacionalistas que no sólo están dispuestos a construir un Estado sino un totalitarismo. Un totalitarismo dónde los partidos ya no sólo no nacionalistas sino no izquierdistas (la mayoría de los nacionalistas en Catalunya se llaman izquierdistas) no tengan cabida. Nunca está de más decir que no es esta mi voluntad. Mis aspiraciones nacionalistas están precisamente al servicio del pueblo, pueblo catalán. Deseo un reconocimiento de nuestra nacionalidad histórica para defender el derecho de los catalanes a decidir sobre su futuro (el reconocimiento como nación cómo requisito para el derecho de autodeterminación, por lo tanto). Y si defiendo esta postura y apuesto por un Estado propio es para hacer más cercanas las instituciones al pueblo. Más cercanas en el sentido de que, por ejemplo, el Estatuto sea auténticamente la ley suprema que se dan los catalanes a sí mismos y que, por lo tanto, sean los catalanes y no el gobierno de Madrid y un partido catalán quien decida su forma de gobierno.
El problema de mi “separatismo” no se fundamenta en el enfrentamiento con España sino en aumentar la libertad -entendiendola al modo republicano de no-dominación- de los ciudadanos. De lo que se trata es de aumentar mi poder sobre las legislaciones a las que me debo someter y en este sentido el Parlamento catalán me resulta más cercano (y no sólo por cuestiones geográficas) que el Congreso de los Diputados que se suele considerar desde aquí como un padre al que pedir permiso.
Creyendo que los catalanes no somos ni más ni menos “adultos” que el resto del Estado (y visto lo visto en el proceso estatutario no me extrañará que alguien se sienta ofendido) defiendo que nadie excepto nosotros mismos tengamos derecho a elegir nuestro futuro como entidad (llámele nacional o lo que sea). Si no he dicho eso que suele acompañar mi última afirmación (un “en paz”) es porque no quiero dar a entender que la realidad en Cataluña sea equiparable al País Vasco en lo que a limitaciones de la libertad se refiere.Espero que mi respuesta haya sido suficientemente clara (debo admitir mis dudas al respecto). No hay que decir que no me siento comprometido sino al contrario halagado por tu interés. Muchas gracias.
Un cordial saludo,
Ferran

3 comentaris:

Pedra Lletraferida ha dit...

Estic en consonància amb moltes coses de les que escrius en aquest interessant post, Ferran.
Malgrat tot, em permetràs dir-te que no comparteixo l'afirmació: "Como es sabido hay nacionalistas que no sólo están dispuestos a construir un Estado sino un totalitarismo".
Si més no, i potser vaig errat, això formaria part de la utopía (per un extrem) o d'una voluntat de les urnes (per l'extrem oposat) que veig -a curt termini- ara per ara impossible d'escenificar.
Potser m'entendrás millor la idea que et vull exposar si et dic que a la dreta espanyolista s'hi estan covant (dins de veritables nius d'odi) crispades serps -també!- partidàries dels totalitarismes.
Existeix l'esqueix, sens dubte, però la remor del vent democràtic i l'espessor del fullam impedeixen que aquest fet "sigui" quelcom més enllà de les idees. Per sort!

Salutacions cordials!

ferrancab ha dit...

Pedra,
perdó però no entenc la discrepància.

Pedra Lletraferida ha dit...

Ferran: no tinc Internet a casa (Timofònica mana), acabo d'escriure una resposta llarguísima i ben argumentada, i el PC des del que t'escric no m'ha enviat el comentari. Ja ho tractarem en privat.

Salutacions cordials!