22.4.06

Qüestió d'ordre

És curiós el significat de la frase. Participo de todas aquellas ideas políticas en las que el hombre sea el activo más importante (entervista sencera copiada als comentaris). I després d'això es reconeix catòlic. Sembla que aquesta gent també evoluciona. Ja no és Déu, ja no és el rei ni el caudillo, ara és el hombre. Però no és això el que fa curiosa la frase. És curiós que després de llegir-la no pugui imaginar que aquest home es reconegui a si mateix com a liberal. Parlo de la corda Bush i tot això, ja sabem com funciona en aquest món l'ús dels adjectius. Per la frase sembla, a priori, un paio d'esquerres. Casi progre, però suposo massa llest per ser-ho. Ja sabem com funciona en aquest món l'ús dels adjectius. El cas és que aquesta frase m'ha recordat una de l'Oliver dels Engrunes. Matava un article on havia constatat els límits del poder polític amb l'excusa de l'OPA sobre Endesa dient alguna cosa com això; Per fi l'empresa, per fi el ciutadà. La frase no és en cursiva perquè només és aproximació, ni estic segur de recordar-la exactament ni la sé trobar. Però la cosa és clara. Hi ha una diferència d'ordre important entre el senyor Ivo Laus i l'Oliver. I segurament aquest és el pecat del liberal que s'autoproclama liberal. Ja sabem com funciona en aquest món l'ús dels adjectius. El gir en l'ordre és gairebé d'esquizofrènic. El liberal acaba entenent la llibertat humana com a conseqüència d'alguna llibertat superior. Parlar de Déu és massa, en general parlen de l'empresa. Primer les empreses són lliures i després els homes podem comprar lliurement. Compro, ergo existeixo. És un lema simplista, esclar. Però ja el també catòlic Mounier ho va saber veure a la seva època. La massificació constatada per Ortega porta a la democràcia a l'absurd. Hi ha l'home. Aquest home vol ser lliure, en societat. La democràcia garanteix (o parole parole parole) que el ciutadà es doni a si mateix un sistema de llibertats. Però la massificació fa el vot de l'home, sempre en singular, insignificant. L'home atordit. El canvi d'ordre és el que té. La democràcia ja no és producte sinó fabricant d'homes lliures. Ho hem vist a l'Irak. Primer la democràcia, després els homes seràn lliures; quan obrim els mercats. Ho destaca Gómez Pin; a l'anterior guerra de l'Irak es van tancar els mercats, però no la BBC. El canvi d'ordre és important. L'ordre és important. Però ja se sap; el caos és un ordre per desxifrar.
.

1 comentari:

ferrancab ha dit...

IVOS LAUS, EXPERTO EN PARTÍCULAS Y FÍSICA NUCLEAR, PACIFISTA
"Los científicos somos arrogantes"

Tengo 75 años. Nací y vivo en Croacia. Pasé la guerra en casa. Mi especialidad es la física nuclear y de partículas. Estoy casado y tengo dos hijos y cuatro nietos. Participo de todas aquellas ideas políticas en las que el hombre sea el activo más importante. Soy católico. He venido a dar una conferencia en la Fundació Santiago Dexeus

IMA SANCHÍS - 20/04/2006


- ¿Pasó la guerra en Croacia?

- Sí, y me gustaría aclarar algo.

- Adelante.

- No existe ningún tipo de xenofobia que divida a croatas, serbios y bosnios. La guerra ha sido el fruto directo de la actividad política de Milosevic, que quiso reservarse todos los poderes.

- ¿Desde cuándo tiene claro que la guerra es una estupidez?

- Esa es una verdad biológica. El hombre, como todos los animales, esta obligado a competir, pero también a cooperar. La guerra es una actividad incompatible con cualquier actividad humana.

- ¿Y cuándo decidió implicarse?

- Desde sus inicios soy miembro del movimiento Pugwash; de hecho, soy el único superviviente de sus socios iniciales.

- Un movimiento que nació del manifiesto Russell-Einstein.

- Sí, en 1955 Bertran Russell, que supo ser grande como matemático, filósofo y pacifista, acordó con Einstein convocar a científicos de muy distintos países en un villorrio de Nueva Escocia (Canadá) llamado Pugwash, para luchar contra el armamento nuclear.

- ¿La guerra fría no acabó con ustedes?

- Al contrario, fuimos el único canal de comunicación Este-Oeste en materia de amenaza nuclear, desarme y seguridad global a pesar de las profundas discrepancias políticas e ideológicas de los que participábamos.

- Por eso tienen el Nobel de la Paz.

- La guerra es una actividad inaceptable y que no soluciona nada. Usted lo ha dicho, es la mayor estupidez humana.

- Pero también es un negocio muy lucrativo y como tal es casi imposible de erradicar.

- Eisenhower dijo que la guerra era la actividad con la que se resolvían los problemas económicos del complejo militar, y la guerra de Iraq es un buen ejemplo de ello. Vamos a la guerra sólo porque tú tienes recursos que yo quiero. El problema es que en la guerra parte de esos recursos se destruyen. Eso es lo que ha pasado con el petróleo de Iraq. Hoy la guerra también es una estupidez económica.

- ¿Qué propone?

- Hasta ahora hemos utilizado una serie de recursos sin los cuales la vida no era posible, recursos finitos por los que nos matamos. Ya no se puede vivir así, debemos pasar a una sociedad cuyo recurso principal sea el conocimiento.

- Sí, pero no nos lo podemos comer...

- Gracias al conocimiento, que no tiene caducidad ni propietario, podemos usar los recursos de forma más inteligente, porque hoy el índice de eficiencia con que usamos los recursos oscila entre el 30 y el 60 por ciento.

- Entiendo.

- Existen actualmente entre 5.000 y 10.000 culturas humanas distintas. Esa diversidad cultural sumada a la diversidad biológica es uno de nuestros mayores activos, aunque el ser humano esté empeñado en destruir.

- También hay rasgos culturales que nos lastran.

- Hipótesis arriesgada, pero estoy de acuerdo. China e India, por ejemplo, están haciendo grandes progresos en economía y conocimiento. Pero en ambos países resulta que demográficamente hablando faltan cien millones de mujeres (no quieren hijas por cuestiones de dote), y sin mujeres el mundo no puede seguir existiendo.

- Parece un catálogo de absurdos.

- Lo inteligente es conservar las culturas adaptándolas. Y lo mismo habrá que hacer con las religiones. Hay credos que no son compatibles, pero hay un dogma que caracteriza a todas las religiones: "Ama a tu vecino".

- No parece que tenga predicamento.

- Pues es un principio que no sólo está impuesto por la ley de Dios, sino por nuestro código genético. La inteligencia animal tiene mucho que ver con su capacidad para colaborar.

El ser humano es el animal que más insiste en aplicar la estrategia de la teoría del juego, esa en la que todos ganan algo. La aplicamos en la amistad, el amor y los negocios.

- Si la cultura del respeto y la paz es más inteligente y práctica, ¿por qué no triunfa?

- Porque somos irracionales, y hasta hoy la mayoría de los logros de la humanidad han nacido de actividades irracionales. Tenemos una actitud muy negativa ante el error. Ya es hora de que aceptemos que gracias a un error en el código genético hemos dejado de ser simios.

- Qué tiempos aquellos, felices en los árboles...

- Vivimos otras épocas, quizá una transformación radical. Desde hace 30 años la humanidad tiende a comportarse como un gran cuerpo humano, todo está interrelacionado - y cada vez más-. Si talamos los árboles del Amazonas, nos quedamos sin oxígeno; todo lo que tiremos al mar, el mar lo devolverá.

- Es tan elemental que da rabia.

- Verá, todos los científicos del mundo compartimos una característica que no es muy apreciada, se trata de la arrogancia, la de creer que lo sabemos todo. Deberíamos reconocer nuestra ignorancia porque en realidad de todo lo que hay en el universo sólo conocemos el 4%; del resto, ni idea.

- Deben abandonar su torre de marfil.

- Sí, los científicos deben participar activamente en la política y la sociedad. El conocimiento es un activo que debemos intercambiar. No hay mejor fuente de sabiduría que la que procede de cooperar con el prójimo.

- Personalmente, ¿qué es lo que más le ha servido en la vida?

- Una es la curiosidad, y otra, que se deriva de ésta, es encontrar buenos amigos. Mi mayor riqueza son los amigos que tengo en diferentes países. Con mis amigos la vida es magnífica, sin ellos sería espantosa.