17.4.06

La síndrome del traficant colombià

Llegeixo una interessant entrevista a La Contra de La Vanguardia (la copio als comentaris). Un home amb cara de Darwin (el comentari és d'Amela, però em sembla genial) parla de presons i seguretat defensant la idea "tenir més presos no és tenir més seguretat" (altra vegada el diari ens ho posa fàcil). Volia copiar aquí un fragment del llibre Los ojos del murciélago del meu admirat Gómez Pin però m'he vist incapaç de trobar un fragment prou curt per no despertar les ires dels senyors de Seix Barral. Llegiu el llibre sencer si podeu, estimats lectors. Destaca l'admirat filòsof la imatge de l'home ric que delimita el més clarament possible els límits de les seves propietats per seguretat i com aquest tancament no només serveix per augmentar la seguretat sinó que la disminueix aïllant l'inquilí a la seva gran però sempre limitada mansió. El fracàs de la recerca de la seguretat és quan de debò s'aconsegueix que n'hi hagi més fora que dins, sobretot si es mira desde dins el tancat i es té por dels de fora.
Ho parlava l'altre dia amb la meva germana. Resulta que els meus estimats veïns fa mesos van decidir que els veïns de l'altra banda del carrer no són gent de fiar i, molt democràticament, això si, van decidir posar remei a la tensió existent. Alguns pensaràn que van trucar a la policia. No. Potser penseu que van construir una tanca al seu voltant com si fóssim demòcrates jueus combatent l'amenaça dels terroristes de Hamàs. Tampoc. La decisió va ser tancar la nostra illa (si algú conegués els meus veïns entendria perquè no em sembla una bona decisió). Tenim també una espècie de poli de proximitat que desde una petita caseta vigila per televisió les imatges que capten nombroses càmeres de seguretat (anunciades al visitant amb cartellets). El trist resultat és que per entrar i sortir de casa meva necessito tres claus. La primera, la reixa que em protegeix dels veïns de l'altra banda del carrer (n'hi ha que diuen que es mengen les seves pròpies cries en banquets rituals). La segona és de doble utilitat; serveix per protegir la meva escala de les escales veïnes i amés, per si algú trobés la porta que dóna entrada a la meva escala de rics propietaris oberta, l'ascensor només puja si té contacte carnal amb la clau (per fugir amb el botí sembla que el lladre no la necessita). La tercera m'ajuda a protegir-me de la veïna de davant. Veïna que, per sort (n'hi ha que diuen que només surt per la finestra i de nit), no he vist en ma vida. Coneixent a ma germana estic pensant en posar pany a la meva habitació però sóc tant despistat que potser encara la perdria i hauria de dormir al sofà; quedant indefens davant la meva familia.
Crec que això és el síndrome del traficant colombià. Ho hem vist en moltes pel·lícules. Comença l'home contruint una mansió amb un complexe sistema de seguretat. Per mantenir aquest sistema necessita contractar molts goriles que, al final i compintxats amb algú de la propia familia el pelen per quedar-se amb la seva fortuna (normalment és un germà però n'he vist alguna on fins i tot la rossa que fa de dona el traeix). I és que l'home es va tancant en un cercle cada cop més petit fins que ja només pot confiar en ell mateix. El trist resultat és que si no morís (cosa gairebé impensable a Hollywood) probablement acabaria boig. Això si; pels problemes de seguretat sempre ens quedarà la Police.

Message in a Bottle. The Police
Powered by Castpost

4 comentaris:

ferrancab ha dit...

NORMAN BISHOP, ESPECIALISTA EN PRISIONES Y POLÍTICA PENITENCIARIA
"Tener más presos no es tener más seguridad"

Nací en Inglaterra, tengo 85 años y hace 35 que vivo en Suecia. Fui gobernador de prisiones británicas durante 17 años, y asesoro a varios países sobre política penitenciaria. Estoy casado y tengo cinco hijos y tres nietos. Soy un anticuado liberal. Soy agnóstico. España debería actuar para reducir su población reclusa y evitar que siga creciendo

VÍCTOR-M. AMELA - 17/04/2006


- ¿Qué país tiene a más parte de su población entre rejas?

- Rusia. De cada 100.000 habitantes, 671 están en prisión.

- ¿Y el que menos?

- Islandia. De cada 100.000 habitantes, sólo 39 son reclusos.

- ¿Qué país tiene las mejores cárceles?

- ¡La mejor cárcel es la que no existe! A mejores políticas preventivas, menos cárceles: ¡eso es lo realmente meritorio!

- ¿Qué países están haciéndolo mejor?

- Islandia y los países escandinavos: 59 por cada 100.000 habitantes en la cárcel en Dinamarca, 68 en Suecia...

- ¿Y qué pasa en España?

- Está hacia la mitad de la tabla europea: 141 presos por cada 100.000 ciudadanos. En Catalunya, 118. Son datos del 2005. Lo malo es que la población reclusa está creciendo...

- ¿En España?

- En España y en el conjunto de Europa. En España, en el año 2004 había 117 presos por 100.0000 habitantes... ¡Y al año siguiente eran ya 140!

- ¿Y por qué hay cada año más presos?

- Los medios de comunicación tienen mucha responsabilidad.

- ¡Ay!... ¿Qué hemos hecho ahora?

- Para vender más diarios y, ¡sobre todo!, para obtener más audiencia en televisión, insisten en mostrar los sucesos más escabrosos, en alarmar a la gente. Alarmada, la población reclama a sus políticos que actúen contra la criminalidad. Y los políticos, para ser votados, amplían tipos penales y alargan penas. Conclusión: ¡crece la población reclusa!

- Y, a la vez, crece la seguridad en las calles.

- ¡No! Eso es erróneo. Más presos en un país no se traduce en más seguridad en ese país. Un descenso en la población reclusa no produce un aumento de la criminalidad en la calle. ¡Y hay un caso que así lo prueba!

- ¿Qué caso?

- El de Finlandia. Hace 20 años, Finlandia tenía más de 100 reclusos por cada 100.000 habitantes...

- Como hoy tiene Catalunya, más o menos.

- Y esa cifra era el doble que los países escandinavos de su entorno. Sus políticos decidieron reflexionar y acometieron políticas activas... Y hoy la cifra ha descendido a la mitad. ¡Y no ha aumentado la criminalidad: la seguridad en las calles es la misma!

- ¿Existe alternativas a las cárceles, pues?

- La mejor alternativa es una buena política penal. ¿Quiere algunas pistas?

- ¡Por favor!

- Primero: multas. Para faltas y delitos poco graves, ¡buenas multas!: es muy disuasorio, la sociedad ahorra (no olvide que las cárceles son caras) y además es una interesante fuente de ingresos para el Estado.

- Ay, ay...

- Segundo: si se trata de un primer delito no muy grave, suspéndase la pena carcelaria a cambio de no volver a delinquir. Pero si hay reincidencia en ese delito, ¡cúmplanse la pena suspendida más la nueva!

- Entendido. ¿Alguna medida más?

- Trabajos en beneficio de la comunidad.

- Pero habrá casos en que la cárcel sea inaplazable e insustituible, supongo...

- Sí, pero entonces el recluso puede firmar un contrato por el que se comprometa a acometer ciertos aprendizajes y trabajos: si cumple, sale fuera a los dos tercios de la pena.

- Habrá que controlar que no nos engañe...

- Es muy importante un cuerpo de buenos profesionales que hagan un seguimiento de la evolución del penado, y mejor si contamos con el respaldo de un consejo de tutores formado por ciudadanos voluntarios.

- ¿Qué recomendación haría hoy a las autoridades españolas?

- Den los pasos adecuados para reducir su población reclusa. Más que a la cárcel, ¡dediquen el dinero público a servicios sociales!

- Pues lo que hacen mis políticos es anunciarme más y más flamantes cárceles...

- Es por lo que le he explicado antes... En Francia, hace poco, vi este anuncio en un enorme cartel, ante una obra: "El Estado trabaja para tu futuro". ¡Construían una cárcel!

- Parece un chiste de Perich...

- Me reí... ¡Y me largué rápido de allí!

- ¿La cárcel rehabilita?

- La cárcel está para ofrecer a cada recluso las máximas posibilidades de prepararse para poder regresar al seno de la sociedad con las máximas garantías de normalidad.

- Muy bien: ¿y cómo se hace eso?

- Fomentando la responsabilidad personal para que la vida dentro de la cárcel resulte lo más parecido posible a la vida de fuera.

- Póngame un ejemplo.

- En las cárceles suecas cada recluso cobra por trabajar, y con ese salario compra la comida que le apetece y la cocina a su gusto...

- ¿Puede eliminarse la droga de la cárcel?

- Hay que afinar todos los controles. El riesgo cero es siempre imposible, claro...

- ¿Dispersaría en cárceles distantes a los componentes de una banda terrorista?

- Es razonable si con ello se preserva la seguridad de la sociedad y de los funcionarios.

- ¿Cuál ha sido el conflicto más grave que ha vivido usted como gestor de prisiones?

- Dos motines en tres días. Eso sucede cuando el preso percibe un trato injusto, y lo percibe si las normas no resultan lo bastante claras. En aquel caso la normativa de permisos era confusa... ¡El preso debe tener claro lo que ganará o perderá con cada conducta!

- ¿Qué opina del sistema penitenciario de Estados Unidos?

- Que no puede ser peor.

- ¿Y de las cárceles de gestión privada?

- No me gustan. Ya se sabe que todo negocio privado anhela que crezca su mercado... Y yo, en cambio, ¡deseo todo lo contrario!

Anònim ha dit...

Les pitjors presons es troben en el cor.

"Quien honra el Bien no se causa ningún daño,
Altíssimo se guarda, no es vana su existencia,
El valor conoce, el provecho de vida semejante,
En lo mejor confía, por senderos de bendición humana."
Hölderlin - un boig, un poeta, una persona

Albert de la Hoz ha dit...

He llegit l'entrevista i és interessant. El que està clar és que abans d'arreglar les presons hem d'arreglar els que estem fora perquè no ha està clar qui són pitjors.

Korsakov ha dit...

La cultura no és pot arreglar, s'hi no es forma part d'un grup de decisió, de poder. Mitjans de comunicació, institucions, plataformes, gent activa.. però igualment tothom erra i acaba mirant-se el melic per no haver d'acumular més fracassos.
La gent jutja durament els errors inversament proporcional als èxits. A no ser que l’èxit se senti part de tothom, i cla, aquí ja entren consideracions ètiques i altres suposo.